Ferretería Industrial

New to site?


Entrar

Perdio su contraseña (close)

Already have an account?


Signup

(close)
HomeProducto
Home Producto

Motohoyadoras

¿Qué es y para qué sirve una motohoyadora?

Las motohoyadoras, también conocidas como ahoyadores o barrenas de tierra son herramientas que se utilizan para realizar todo tipo de agujeros en el suelo, de forma rápida y sin esfuerzo. Cuentan con un motor que provee la potencia necesaria para realizar las perforaciones permitiendo trabajar en suelos duros que oponen gran resistencia.

Estas máquinas son utilizadas en diversos tipos de actividades como la jardinería, para hacer pozos para la implantación de árboles o arbustos; en la construcción, para la colocación de postes de iluminación e instalación de cercos o vallas y en la agricultura ya que también son útiles a la hora de realizar la implantación de algunos cultivos como frutales o viñedos y especies de uso forestal.

Las motohoyadoras son de mediano porte; su peso y tamaño les permiten ser maniobradas por una sola persona y su modo de uso es simple, siendo apta para todo tipo de usuarios.

La unidad funcional que realiza la tarea de la perforación en el suelo es una barrena también llamada broca. La barrena es un tornillo sin fin, que por su forma helicoidal y mediante un movimiento de rotación permite perforar el suelo y posteriormente extraer el material excavado.

Suelen tener la punta reforzada con algún material especial que otorgue resistencia como el carburo de tungsteno, o con alguna adaptación morfológica (como aquellas que tienen forma de cola de pez) para ayudar a penetrar el suelo y romper su estructura. La mayoría de las brocas de motohoyadoras vienen equipadas con una serie de dientes en su extremo inferior que pueden ser de dos tipos: dientes estándar, con las mismas características que la broca; o dientes de carburo de tungsteno, resistentes a suelos con materiales muy duros, abrasivos o a superficies congeladas. Existen una gran cantidad de tamaños de barrenas, variando ampliamente el diámetro y la profundidad de los agujeros que pueden realizar. Muchas máquinas permiten cambiarlas para poder realizar labores de distintas dimensiones.

Otras características de las Motohoyadoras

Suelen tener la punta reforzada con algún material especial que otorgue resistencia como el carburo de tungsteno, o con alguna adaptación morfológica (como aquellas que tienen forma de cola de pez) para ayudar a penetrar el suelo y romper su estructura. La mayoría de las brocas de motohoyadoras vienen equipadas con una serie de dientes en su extremo inferior que pueden ser de dos tipos: dientes estándar, con las mismas características que la broca; o dientes de carburo de tungsteno, resistentes a suelos con materiales muy duros, abrasivos o a superficies congeladas.

Existen una gran cantidad de tamaños de barrenas, variando ampliamente el diámetro y la profundidad de los agujeros que pueden realizar. Muchas máquinas permiten cambiarlas para poder realizar labores de distintas dimensiones.

El mecanismo de funcionamiento de las motohoyadoras es accionado por un pequeño motor de combustión interna generalmente de dos tiempos, a gasolina, que le provee a la barrena el movimiento rotacional que ésta necesita para penetrar el suelo. Este tipo de motor le da a la máquina una potencia mucho mayor que la que pudieran tener las ahoyadoras eléctricas o manuales, pudiendo así accionar brocas de gran tamaño y realizar pozos de mayores dimensiones o en suelos más duros en menos tiempo.

Una pequeña desventaja de estos ahoyadores es que son un poco más ruidosos que los demás pero permiten disponer de gran fuerza de perforación en lugares donde no se dispone de fuentes de alimentación eléctrica. Para evitar la transferencia de golpes y vibraciones del suelo al operario cuentan con un sistema de amortiguación en la zona de soporte.

A la hora de adquirir una motohoyadora el usuario deberá elegir la que más se adecue al tipo de tareas que desea realizar y al tipo de suelo que pretenda penetrar.